Blog de Antonio Romea. Intérprete Jurado de Ruso e Inglés.

ПЕРЕВОДЧИК АНТОНИО РОМЕА. Blog de Antonio Romea. Intérprete Jurado de Ruso e Inglés. Artículos publicados o ¿censurados? en prensa española.
MANIFIESTO:
Tras la Segunda Guerra Mundial (1945) se fundó la ONU, la cual condenó el Colonialismo. Se inició el proceso de Independencia de las naciones de Africa y Asia (1948-1965), ex-colonias de Francia e Inglaterra. EEUU desarrolló una política de neocolonialismo: dominio politico-económico, pero no militar directo en Hispanoamérica y otras regiones. Su intento colonial directo fue derrotado en Vietnam (1977).

La disolución de la URSS en 1991, puso fin a la Guerra Fría y la bipolaridad en que se había mantenido el Mundo desde la II Guerra Mundial. La Administración de EEUU, sin contrapeso, como Imperio incontestado, se lanzó a la conquista clásica de colonias.

Las víctimas: Yugoslavia, Iraq, Afganistán, Somalia...

Se presiona a los países que limitan las “inversiones” extranjeras, se les obliga a que "abran sus mercados" a los capitales occidentales: Irán, Siria, China, Zimbawe, Corea del Norte, Myammar, Sudán, etc.

Las Instituciones Internacionales, ONU, Premio Nobel, Tribunal de la Haya, IAEA, han dejado de ser neutrales. Adulteradas, son instrumento de esta nueva política colonial. También denominada Neocolonialismo:

1. Exportación de capitales.

2. Adquisición de territorios: Medios de Producción (empresas e industrias), Materias Primas y Energía (recursos naturales).

La forma es clásica, lo hicieron portugueses y españoles (S.XVI-XVII), e ingleses y franceses (S.XVIII-XIX), la retórica ha cambiado: Antes se colonizaba, mataba, destruía y sometía a la pobreza a los pueblos para "Cristianizarles" o “Civilizarles", en el S.XXI para "Democratizarles".


En el S.XXI comienza con un retroceso ético y legal con respecto a los principios fundacionales de la ONU, que debía garantizar la NO repetición de guerras contra civiles y crímenes contra la Humanidad.

International Affairs and Colonialism in S.XXI. Interpretation Russian-English-Spanish

30 ago. 2010

Guerra Rusia-Georgia: 2008 (ABC)

Un grave error de cálculo

Después de las Revoluciones Naranja, promovidas por Estados Unidos en Ucrania y Georgia respectivamente, en ambos países se instauraron Gobiernos pro-occidentales a principios de la década de los 2000.
Las esperanzas de cambios y mejoras sociales se vieron pronto defraudadas en Ucrania con Yushenko y en Georgia con el actual presidente Saakashvili. Si bien esas aperturas a Occidente y a EE.UU., más específicamente, resultaron beneficiosas para muchos supuestos inversores extranjeros que adquirieron a bajo precio, propiedades y empresas en ambos países; los ucranianos y georgianos, no vieron mejoras en sus vidas, no así la nueva élite política liberal que se enriqueció con la reventa del gas ruso en Ucrania y con las exportaciones y ayudas internacionales en Georgia.

En el caso del presidente georgiano Saakashvili, en lugar de aliviar la empobrecida economía de Georgia, facilitando la buena aplicación de las inversiones en sectores productivos, la estabilidad y el turismo, favoreció un fácil nacionalismo anti-ruso que acabó por cerrar el gran mercado de Rusia a las exportaciones de los vinos, frutas y aguas minerales georgianas y privar a ésta del gas, petróleo, electricidad y turistas que antaño provenían de Rusia.
Su exaltado pro-americanismo provocó la ruptura de lazos económicos con Rusia, su vecino y cliente natural e histórico, y con ello aumentó aún más la pobreza, el desempleo y la emigración en la propia Georgia.
Desde su no reconocida independencia de Georgia en los años 90, muchos ciudadanos osetios y abjasos, tradicionalmente aliados de los rusos en el Cáucaso (frente a los musulmanes chechenos, recuérdese la matanza de Beslán en Osetia del Norte, que pertenece a la Federación Rusa), han ido solicitando la nacionalidad rusa.
Al principio les era difícil obtenerla, pero en los últimos años, -conforme Georgia se acercaba más a EE.UU.-, Rusia fue otorgando su ciudadanía a cada vez más osetios y abjasos, con lo cual ahora tiene una excusa para intervenir en defensa de sus ciudadanos.

Crisis económica y rearme

Al atolladero económico se sumó que el Estado georgiano lleva años gastando sus presupuestos en la compra de armas a EE.UU., Ucrania e Israel. A éste último, sistemas de misiles Linx y aviones espía no tripulados Hermes, uno de los cuales fue recientemente derribado sobre territorio de Abjasia.
El objetivo de dichos dispendios era doble, el declarado de ingresar en la OTAN y ser un incondicional aliado de EE.UU.. Para ello Georgia envió uno de los mayores contingentes de soldados a Irak (2.000 hombres), sin contar con los georgianos mercenarios contratados directamente por empresas americanas (Blackwater, etc.) y la presencia de instructores militares estadounidenses e israelíes en bases georgianas.
Y el objetivo no declarado, pero evidenciado ahora de recuperar militarmente Osetia del Sur y luego Abjasia.
Estos tres factores:
-La desastrosa situación económica,
- la corrupción y
- el aventurismo político ultra-americanista de Saakashvili,
han logrado unificar en su contra a grandes sectores de la población y a los heterogéneos grupos de oposición política, dentro y fuera del Parlamento georgiano. Entre todos los sectores de oposición provocaron una crisis de Gobierno y forzaron hace poco más de un año unas elecciones presidenciales adelantadas, en las que muy a duras penas venció Saakashvili.

Este agosto, el presidente georgiano decidió, con su Ejército rearmado y mejor entrenado reconquistar Tsijinvali, destruyendo de paso muchas casas de osetios y causando muertes de civiles (más del millar según fuentes surosetias). Ello provocaría el éxodo de éstos a su vecina Osetia del Norte (en Rusia), y así la población mayoritaria en Osetia del Sur sería de etnia georgiana y favorable a la reunificación con Georgia.
La confianza en su renovado Ejército estaba justificada, comparándolo con su debilidad de años anteriores, pero aún así sólo habría triunfado si Rusia hubiese reaccionado más moderadamente o se hubiese desentendido de sus compromisos con los surosetios. Pero no ha sido así.

Cuando la dictadura argentina veía sus días contados por la oposición interior se lanzó a la suicida reconquista de las Malvinas, fue una apuesta arriesgadísima, pero mientras duró unificó al país bajo el sentimiento de patriotismo y permitió a los militares seguir gobernando. De haber ganado, habrían salvado su Gobierno y pilotado la transición. Por el contrario la derrota aceleró su caída.
Parece que estamos ante el mismo caso con el presidente Saakashvili, si Rusia hubiese reaccionado más tenuemente, habría reafirmado su continuidad en el poder y su modelo de sueño americano. Pero ahora parece ser que será Rusia, quien frenando o continuando con su ofensiva, decidirá si se independizan Osetia del Sur y Abjasia, y aún más si desea provocar una crisis en Georgia que cause en breve plazo un cambio de presidente.

ANTONIO ROMEA - Universidad Complutense -
("ABC" - Madrid - 13-Ago-2008)

Abstract, Georgia-Russia war 2008, by Antonio Romea.Article published in ABC:

It was an irresponsable movement of Mr. Saakashvili to attack South Osetia, maybe instigated by israeli militar advisers and by his own political unrealistic goals. This war make it impossible any further approach between Georgia, Europe and NATO. That was probably the contrary effect that the Georgian President searches. Really he thought that Russia will not react and that Moscow would allow the reunification of Georgia without taking in consideration Russian interests and without giving guarantees of Security for his southern border in the Caucasus?
Article in Spanish press and in my blog with more details in Spanish:

No hay comentarios:

Publicar un comentario