Blog de Antonio Romea. Intérprete Jurado de Ruso e Inglés.

ПЕРЕВОДЧИК АНТОНИО РОМЕА. Blog de Antonio Romea. Intérprete Jurado de Ruso e Inglés. Artículos publicados o ¿censurados? en prensa española.
MANIFIESTO:
Tras la Segunda Guerra Mundial (1945) se fundó la ONU, la cual condenó el Colonialismo. Se inició el proceso de Independencia de las naciones de Africa y Asia (1948-1965), ex-colonias de Francia e Inglaterra. EEUU desarrolló una política de neocolonialismo: dominio politico-económico, pero no militar directo en Hispanoamérica y otras regiones. Su intento colonial directo fue derrotado en Vietnam (1977).

La disolución de la URSS en 1991, puso fin a la Guerra Fría y la bipolaridad en que se había mantenido el Mundo desde la II Guerra Mundial. La Administración de EEUU, sin contrapeso, como Imperio incontestado, se lanzó a la conquista clásica de colonias.

Las víctimas: Yugoslavia, Iraq, Afganistán, Somalia...

Se presiona a los países que limitan las “inversiones” extranjeras, se les obliga a que "abran sus mercados" a los capitales occidentales: Irán, Siria, China, Zimbawe, Corea del Norte, Myammar, Sudán, etc.

Las Instituciones Internacionales, ONU, Premio Nobel, Tribunal de la Haya, IAEA, han dejado de ser neutrales. Adulteradas, son instrumento de esta nueva política colonial. También denominada Neocolonialismo:

1. Exportación de capitales.

2. Adquisición de territorios: Medios de Producción (empresas e industrias), Materias Primas y Energía (recursos naturales).

La forma es clásica, lo hicieron portugueses y españoles (S.XVI-XVII), e ingleses y franceses (S.XVIII-XIX), la retórica ha cambiado: Antes se colonizaba, mataba, destruía y sometía a la pobreza a los pueblos para "Cristianizarles" o “Civilizarles", en el S.XXI para "Democratizarles".


En el S.XXI comienza con un retroceso ético y legal con respecto a los principios fundacionales de la ONU, que debía garantizar la NO repetición de guerras contra civiles y crímenes contra la Humanidad.

International Affairs and Colonialism in S.XXI. Interpretation Russian-English-Spanish

30 ago. 2010

Guerra de Gaza 2009. Publicado en ABC (Madrid)

                          Acabó la guerra, el problema sigue

Los objetivos declarados del reciente ataque israelí contra la franja de Gaza, que destruyó numerosas infraestructuras y causó una matanza que superó el millar de civiles, de ellos más de 300 niños, fueron evitar el rearme de Hamás, destruyendo los túneles de Rafah, y erradicar el lanzamiento de los cohetes caseros Qassam. Si lo hubiesen conseguido, ambos serían éxitos efímeros, pero ya vemos, pocas semanas después de la retirada israelí, que prosiguen los lanzamientos y que la reconstrucción de los túneles de abastecimiento progresa.

El objetivo verdadero y no declarado de Israel al iniciar la invasión era en realidad derrocar al gobierno de Hamás e instaurar una autoridad palestina que hiciese las funciones de policía, impidiese los lanzamientos de cohetes y decapitase la resistencia local. Algo similar a lo que hace Mahmud Abbás en Cisjordania. Para intentar esos efectos ha sido necesario destruir todo tipo de infraestructuras civiles, comunicaciones, almacenes, escuelas, mezquitas...

Hubiese sido deseable para Israel capturar o asesinar al primer ministro electo, Ismael Haniyeh, al ideólogo Mahmud al-Zahar y a cuantos dirigentes de Hamás fuese posible. Una muestra fue el asesinato, el 15 de enero, del ministro del Interior de Gaza, Said Siam.

Recordemos que las autoridades israelíes encarcelaron a los diputados y miembros del gobierno de Hamás en 2006, nada más ser elegidos.

Sólo controlando al gobierno palestino, y teniendo una fuerza «amiga» palestina en los territorios, podrá Israel controlar la resistencia de la mayoría del pueblo a la ocupación, el aislamiento, la pobreza y la vida en un gueto.

El objetivo no oficial de la invasión fue discretamente reconocido por algún ministro israelí, y abiertamente por Yossi Beilin, ex ministro de Justicia, quien declaró que se trataba de destruir a Hamás y de reemplazarla por un régimen más aceptable para Israel.

Sin embargo la destrucción del gobierno de Hamás y sus aliados, el marxista Frente Popular para la Liberación de Palestina y la Yihad Islámica, entre otros muchos grupos que forman la autoproclamada «Resistencia Palestina», y su sustitución por las milicias de Al Fatah, fieles a Mahmud Abbás, hubiese requerido una invasión prolongada y mucho tiempo de combates.

Pero al dar por terminadas las operaciones militares sin haber derrocado a Hamás, el Movimiento de Resistencia Islámica continúa gobernando en Gaza. Ha cantado una victoria política, que no militar, lo cual supone una nueva legitimación de su gobierno y pone sobre el tapete su papel de interlocutor, en detrimento del presidente Mahmud Abbás, circunscrito cada vez más a Cisjordania.

Éste es el dilema al que se enfrentan ahora Netanyahu, Livni y Barak, inmersos ayer en plena contienda electoral. Quien salga triunfador de las urnas deberá afrontar la realidad: Hamás sigue gobernando en Gaza, y puede que los cohetes Qassam y el contrabando de armas sólo hayan experimentado un frenazo temporal.

Fuente: ABC
Fecha: 11/02/09
Autor: Antonio Romea

No hay comentarios:

Publicar un comentario